SAN PEDRO DE MACORIS:- Robert José Feliz Corporan es un joven de 34 años que conoció el amargo sabor de la desgracia el pasado 25 de mayo, cuando unos desaprensivos lo interceptaron en la carretera Mella de la provincia San Pedro de Macorís.

Robert narró a elCaribe cómo los  atracadores que se desplazaban en un carro blanco por la calle ya mencionada, en horas de las 7:00 de la noche, para exigirle que se parara mientras él iba en su motor junto a su sobrina Stephanie Sabino Corporán con dirección hacia su casa, ubicada en el batey “Los Chicharrones”, cerca del lugar de los hechos.

Feliz aseguró que notó que los delincuentes no estaban encapuchados por lo que temió por su vida y decidió acelerar el motor y comenzar a correr, fue entonces cuando se inició la persecución. Los criminales les dispararon y ellos cayeron por un barranco y los maleantes se fueron.

“Me asusté mucho, pensé que el tiro le había dado a mi sobrina. Me sentí más tranquilo cuando me di cuenta de que ella estaba bien. Pero nunca imaginé que después de ese momento era que iba a comenzar mi verdadero sufrimiento”.

Describió que cuando intentó pararse no pudo, “me sentí impotente”,  fue entonces cuando Stephanie salió en busca de ayuda.

EN EL HOSPITAL REGIONAL DR. ANTONIO MUSA

“Cuando llegaron a auxiliarme me trasladaron hacia el Hospital Regional Dr. Antonio Musa, y ahí estuve internado durante cuatro días, sin poder ver a mi familia, postrado en una camilla boca arriba sin poder moverme”.

Aseguró que el estar en esa posición le provocó que le saliera una úlcera en el coxis, que según los doctores del Antonio Musa, ese fue el motivo por el cual no lo operaron en ese momento.

HOSPITAL DR. DARÍO CONTRERAS

“Del hospital de San Pedro me trasladaron hacia el Hospital Dr. Darío Contreras, en la capital, aquí duré ingresado dos meses y medio. En todo ese tiempo el absceso nunca sanó y tenía que valerme de otros para poder moverme”.

DIAGNOSTICAN  HERNIA EN LAS COLUMNAS

Robert José, con voz llorosa, expresó que desconocía que en su columna cervical tenía dos hernias, que eran la verdadera causa de su discapacidad.

“Antes del accidente caminaba bien, siempre pensé que era un hombre muy sano, pero los médicos me dicen que la caída afectó esas hernias, que ya estaban ahí, y por eso estoy parapléjico”.

Aclaró que el estar en esa condición le causó una depreción, que le generó falta de apetito y no quería comer nada, lo que influyó en el proceso de curación de la úlcera, aseguró Robert.

“Después de 45 días fui dado de alta con el absceso sin cicatrizar, solo con la esperanza de que desde mi casa con una mejor comida sanaría más rápido y luego volvería para operarme y recuperar mi movilidad”.

Manifestó que después de tres meses en su casa la llaga se sanó. Además, con la ayuda de un amigo terapeuta llamado Ramón, que venía dos veces por semana a darle masajes, logró recuperar la movilidad de los brazos.

Aseguró que cuando regreso al Hospital Darío Contreras le mandaron a repetir todos los estudios pertinentes para operación.

Casa de Robert José Feliz Corporan
Casa de Robert José Feliz Corporan

“Regresé a mi casita de zinc en el batey, pensando cómo iba a sacar el dinero para volver a hacerme las resonancias, las analíticas… también tengo que buscar el dinero del pasaje que son tres mil pesos por cada viaje que doy al médico. Y llegué a la decisión de vender unos cerdos que mi hermana me estaba ayudando a criar”.

Dijo que pasaron unos días y regresó lleno de esperanza con los resultados en las manos, pensando que le iban a poner la fecha de la intervención y no fue así.

HOSPITAL TRAUMATOLÓGICO DR. NEY ARIAS LORA

Robert con una voz de lamento dijo que cuando pensó que había llegado su gran día, lo que hicieron fue referirlo para el Hospital Ney Arias Lora, bajo la excusa de que se había dañado la máquina con la que se realizaría la operación.

El joven que antes de era chofer de un tractor. Días después, junto a su sobrina se dirigió hacia el  hospital referido, donde le volvieron a repetir los mismos estudios. Y al no tener recursos económicos solicitó la ayuda de amigos y familiares.

“En el Ney Arias he tenido que ir varias veces, a la consulta con el neurólogo Dr. Feliz. Además he ido a buscar diferentes citas y a consulta con diferentes especialistas, como el cardiólogo, el anestesiólogo… Y en cada viaje tengo que buscar $RD3,000 para el taxi y otras cosas. He hecho todo lo que me han dicho, y aún no tengo ni siquiera una posible fecha para la operación”.

Robert José expresó que el Dr. Feliz lo refirió a medicina interna. Por la falta de recursos no pudo venir, por lo que solicitó a un amigo llamado Miguel Movera que le hiciera el favor.

Declaró que cuando Movera fue al hospital, solo le dijeron que en el mes de diciembre ya no ponen más citas.  

Feliz Corporán dice estar desesperado y que tiene el temor a que los estudios se le vuelvan a vencer, sin lograr operarse,“Ya no tengo dinero ni a quién pedirle”.

Ayudas

Para ayudar Robert José Feliz, puedes llamar 1 (809) 768-0837 // 829-874-2324 // 829-905-6808

Deja un comentario